Todo para invertir en renta variable

Los tópicos en Bolsa

En la bolsa también se suelen oír tópicos como “Siempre se gana en Bolsa", "la rentabilidad es mayor durante el segundo semestre del año", o "los bancos son el sector más seguro para invertir" y aunque hay algo de verdad en ellos, hay que tener en cuenta que no se trata de axiomas que se cumplan de manera inexorable. La renta variable genera tópicos de esta naturaleza que a menudo calan entre los pequeños inversores, pero es necesario proceder a su análisis para interpretarlos de manera adecuada y evitar la comisión de errores que den al traste con los ahorros de los inversionistas.

Una máxima que está en boca de todos los inversores es que "en Bolsa siempre se gana" y, aunque es cierto que se cumple en muchos de los casos, no siempre sucede así. por lo que hay que tener especial cuidado de no confiarse, sobre todo cuando el ahorrador tenga necesidad de liquidez en algún momento de su inversión. Ejemplo de que esto no siempre es así puede ser el caso de Terra, que al final fueron obligados a vender sus acciones a menos de 10 euros cuando se llegarno a comprar a mas de 150 euros. Otro caso puede ser el de La Seda de Barcelona a más de 2 euros cuando todos los intermediarios financieros recomendaban "comprar" acciones de esta compañía… En estos momentos está estancada cotizando entre 0,20 euros y 0,40 euros, y son pocos los analistas bursátiles que piensan que esta empresa pueda alcanzar los precios de hace dos o tres años. Otros casos pueden ser: Jazztel, TPI, Avanzit, etc., en los que siempre han salido perdiendo los accionistas minoritarios. Todos ellos, ejemplos que demuestran que si bien los tópicos conllevan algo de realidad, no siempre se cumplen.

Valores refugio

Otro tópico que goza de enorme popularidad entre los inversores es el que se refiere a que algunos sectores son más seguros que otros en épocas de turbulencias financieras -los que se denominan valores refugio-. La fama corresponde a los financieros, autopistas o los relacionados con la alimentación. La reciente crisis bursátil que está afectando a todas las plazas internacionales ha hecho caer este mito, ya que el sector bancario ha sido uno de los más castigados por la misma, y los valores de los principales bancos han llegado a caer más del 10% en una sola sesión, por encima de otros considerados como de riesgo. Valores como BBVA, Santander, Bankinter o Banco Sabadell, por ejemplo, se han comportado peor que otros en teoría con mayor riesgo como Telefónica o Jazztel. La razón estriba en que la renta variable no es un mercado estático y los que en unos momentos pueden considerarse como valores seguros ahora no lo son, y viceversa.

Otro tópico señala que durante el periodo navideño las cotizaciones inician un rally alcista que les hace experimentar notables revalorizaciones en su cotización de cara a final de año. En este caso, la experiencia atestigua la veracidad de este comportamiento, pero también es cierto que no afecta a todos los valores, ni en la misma magnitud. No se trata de un regalo anticipado de los Reyes Magos o Papá Noel, sino que tiene una explicación lógica: la remodelación de carteras que hacen los brokers o intermediarios financieros para encarar el nuevo curso bursátil.

De bajadas y revisiones

De entre todos los tópicos, uno de los más equívocos es el que se refiere a la revisión del "Ibex-35" que se efectúa cada semestre, y cambia su composición con nuevas entradas y salidas. Con frecuencia se comenta que aquellas empresas que van a entrar a formar parte del "Ibex" lo celebran con grandes revalorizaciones, mientras que las que lo abandonan pierden consistencia en su cotización. La realidad es más bien la contraria: cuando se anuncia esta decisión las empresas entrantes suelen perder fuelle, y viceversa. Es en los momentos previos a tal decisión cuando sus cotizaciones se mueven por impulsos del signo contrario, alentadas por las expectativas que pueden crear tanto en los inversores como en los intermediarios financieros. Más inverosímil es la idea de que aquellos valores recomendados por parte de los brokers obtienen grandes revalorizaciones. En efecto, en algunos casos así ocurre, pero también son numerosas las situaciones en que las acciones recomendadas no se traducen en ninguna reacción positiva. De mayor calado es la influencia que puede tener la evolución de las bolsas internacionales, en especial la de la norteamericana. En este sentido, la Bolsa nacional depende en gran medida del comportamiento de los índices neoyorquino y europeo. Pero esto tiene influencia sobre los grandes valores o "blue-chips" y los integrantes del "Ibex-35", pero no afecta a todos los que cotizan en el Mercado Continuo. Cuando el "Dow Jones" obtiene grandes revalorizaciones su influjo se hace sentir sobre los pesos pesados de la Bolsa nacional; también afecta a otros valores de mediana y pequeña capitalización, pero en menor medida y no a todos. Son muchos los valores de estas características que van por libre sin verse afectados por la evolución de otros mercados internacionales, en uno u otro sentido.

Uno de los errores con efectos más demoledores sobre los inversores es hacer caso al lema que reza que "hay que comprar en las bajadas". Aunque en algunos casos puede cumplirse, son numerosas las ocasiones en las que esta tendencia se puede perpetuar durante un tiempo indeterminado o en las que, tras puntuales rebotes, vuelven a romper los precios a la baja. Es una de las situaciones más peligrosas para los intereses de pequeños y medianos ahorradores, que pueden verse afectados por procesos bajistas de gran calado. Situación parecida pueden vivir quienes sigan el dictado de la máxima que señala que el precio está barato y, por tanto, no puede caer más. En la historia reciente de la renta variable hay innumerables casos que contradicen este axioma. Por poner un ejemplo, eran numerosos los analistas que decían que Terra estaba barata cuando llegó a cotizar a 30 euros… Las consecuencias: una legión de damnificados.

Saber vender

Uno de los tópicos que refleja la sabiduría popular es el que señala que "el último duro (en este caso céntimo de euro), que se lo lleve otro". En efecto, se puede suscribir por completo por parte de los pequeños y medianos ahorradores. Uno de los peligros de obtener plusvalías en las operaciones de compra es no saber retirase a tiempo, lo que en muchas de las ocasiones se traduce en guiarse por la idea de que todo sube ilimitadamente. Es preferible recoger el 50% o el 70% de los posibles beneficios que, por no vender a tiempo, obtener una rentabilidad mínima o incluso entrar en pérdidas.

Envia un comentario

Nombre:


E-mail: (no sera publicado)


Comentario: