Todo para invertir en renta variable

Indicada para periodos alcistas, esta estrategia bursátil permite obtener pequeñas ganancias pero de manera continuada

Las operaciones intradía consisten en comprar y vender acciones de un valor en la misma sesión bursátil. Para realizarla debemos escoger el momento adecuado, ya que no es lo mismo operar en un escenario alcista, que hacerlo en uno bajista. También conviene elegir el tipo de valores. Es más difícil aplicar esta estrategia si son de carácter defensivo -con poca oscilación en cada sesión- que si son especulativos, cuyos precios varían hasta un 6% o más en una misma jornada. Pero entrar y salir en el valor con plusvalías requiere una notable dosis de experiencia en el mercado, así como un profundo conocimiento de sus reglas. Además, es aconsejable utilizar herramientas (stop-loss, sobre todo) para controlar que las posibles pérdidas no rebasen el 5%.

Los inversores que suele emplear esta estrategia suelen ser jóvenes y agresivos, con prisa por rentabilizar su posicionamiento en Bolsa… En general, suelen utilizar esta estrategia varias veces en una semana y escoge valores "calientes", con mucha volatilidad en su cotización. Operar de esta manera es una de las tácticas preferidas por los inversores cortoplacistas, pero conlleva riesgos.

Este tipo de inversores suelen emplear de manera habitual los foros bursátiles con sus numerosos rumores sobre expectativas de rentabilidad. Pero si estos medios son una poderosa fuente de información, también pueden ser muy peligrosos para los intereses de los pequeños y medianos inversores debido a su escasa fiabilidad. Muchos datos tienen poca o nula credibilidad y rigor, de ahí la necesidad de utilizar filtros antes de darles validez.

El mecanismo

Como es lógico, lo ideal es, una vez seleccionado el valor, comprarlo en la cotización más baja del día y venderlo en la más alta, algo muy difícil para los inversores poco expertos. Lo más fácil es operar en periodos alcistas, en las etapas bajistas es muy complicado, y requiere de mucha experiencia. Es necesario desarrollar una estrategia y seguir algunos consejos:

  • Hacer las compras a primera hora de la mañana, siempre que se tenga una mínima certeza de que la sesión bursátil del día será de signo alcista.
  • Comprar a través de un precio fijado, nunca "a precio de mercado".
  • Mantener las compras hasta que el mercado muestre signos de debilidad.
  • Debemos tener en cuenta que habrá que pagar dos comisiones, una por la compra y otra por la venta. El margen de ganancias tendrá que ser mayor para contrarrestar los efectos de comisiones y cánones. Cuanto más elevado sea el capital invertido, más amplio será el margen de plusvalías, aunque también aumentará el riesgo si la operación no sale como se había diseñado.
  • En caso de realizar una operación de Bolsa en el mismo día con los índices en tendencia bajista, será muy difícil efectuar plusvalías en la misma sesión, por lo que es probable que el inversor quede "enganchado" en el valor, muy lejos de su precio de compra. No podrá finiquitar la operación en esa jornada y tendrá que esperar a los próximos días o semanas.
  • En periodos bajistas siempre se pueden encontrar valores que tiene una tendencia alcista en la sesión bursátil y se aprovechan para realizar las operaciones durante el mismo día.

Tarifas

Para facilitar que las operaciones intradía sean más rentables para los pequeños y medianos inversores, las entidades financieras y brokers han elaborado tarifas competitivas que recogen sus características especiales. Las ofertas son muy variadas y abarcan desde tarifas fijas para un determinado número de operaciones al día a bonificaciones, así como una táctica llevada a cabo cada vez con más frecuencia por los bancos y cajas de ahorro: proporcionar descuentos a los inversores que traspasen su cartera de valores desde otra entidad.

La tarifa se debe escoger en función de la regularidad con que se opere cada día: si se cierran muchas o pocas compraventas, si se ciñen a la misma jornada o se alargan, y si se producen en los mercados bursátiles nacionales o en los internacionales. Sobre este aspecto, los intermediarios financieros han diseñado unas tarifas en función de la plaza en donde se opere. Ya sea para potenciar las gestiones nacionales o las internacionales, en ambos casos se aplican precios mejorados que ayudan a comprar en unos u otros mercados bursátiles.

Envia un comentario

Nombre:


E-mail: (no sera publicado)


Comentario: