Todo para invertir en renta variable

Articulos para la categoria Conceptos

En los siguientes cinco videos podemos ver un curso sobre introduccion al analisis tecnico en bolsa impartido por Miguel Pareja, gestor de CAI Bolsa.

Leccion 1: Introduccion

Leccion 2: Analisis chartista I

Leccion 3: Analisis chartista II

Continuar leyendo… »



Los soportes y resistencias son dos de las zonas de precios que más condicionan la estrategia bursátil de los inversores más experimentados. Son muchos los que se guían por ellas, y también los intermediarios bursátiles que ofrecen sus análisis basándose en ambas zonas de cotización, en donde la entrada y salida de dinero es más frecuente de lo normal. Por esta razón, soportes y resistencias pueden servir para marcar los puntos de entrada y salida de la inversión en la renta variable.

El análisis gráfico o chartismo descansa en estos dos conceptos básicos: los soportes y las resistencias. El primero de ellos es la zona por debajo del mercado donde la fuerza de la demanda supera a la fuerza de la oferta, lo que produce una detención del movimiento bajista y posteriormente un repunte al alza de los precios. La resistencia, por su parte, es la zona por encima del mercado donde la fuerza de la oferta supera a la fuerza de la demanda, lo que produce una detención del movimiento alcista y posteriormente una caída de los precios. Los precios de los soportes y las resistencias es fijado por el propio mercado, al entender que un precio es muy elevado (resistencia), o bien que es muy bajo (soporte).

Soporte Resistencia
Soporte Resistencia

Los soportes y las resistencias se detectan al analizar el gráfico de la evolución de la cotización, donde se puede ver cómo hay niveles donde la subida de la cotización se detiene y otros en los que se frena la caída. Pero también hay que tener en cuenta que ambas zonas de precios tienen una duración determinada y llega un momento en que la cotización termina superándolos. Si la tendencia es alcista, por ejemplo, los soportes y resistencias serán cada vez más altos, y a la inversa. Es importante, por tanto, advertir que ambas zonas nunca son las mismas durante la evolución del índice o valor, y no son estáticas sino que dependen de otras variables como la tendencia, el rompimiento de dichas zonas…

Continuar leyendo… »



Como todos sabemos, por comprar y vender acciones en Bolsa se aplican comisiones. Pero hay una serie de comisiones, menos conocidas, que si bien no afectan directamente a la compra y venta de las acciones, hacen encarecer las operaciones bursátiles hasta en un 0,20% sobre el valor efectivo de los títulos. Se trata de las comisiones de custodia y de cupones y dividendos, y si bien no representan una cantidad excesiva para la economía del inversor doméstico es necesario conocer su existencia para cuantificar las ganancias o pérdidas en su estrategia bursátil.

La custodia de los títulos

La comisión de custodia es la que cobran las entidades financieras por mantener acciones en cartera. Se devenga por la posición de valores y por la entrada de títulos nuevos, y puede cobrarse mensual, trimestral, semestral o anualmente, a diferencia de otro tipo de comisiones que se aplican en el momento de efectuarse una operación. ¿Cuánto cobran las entidades financieras por este tipo de comisiones? No es fácil comparar las comisiones de custodia de bancos y cajas, ya que algunos cobran los gastos de custodia sobre el valor nominal de las acciones, mientras que otros lo hacen sobre el valor efectivo de los títulos. Además, determinadas entidades cobran un mínimo por valor o por mercado. Si los inversores son también accionistas, las entidades les eximen del pago de esta comisión. Y también cabe la posibilidad de acogerse a determinadas ofertas que no incluyen esta comisión en el caso de que el titular traspase sus valores desde otro broker o intermediario financiero. La "trampa" es que la oferta está limitada en el tiempo, con validez para determinados meses o años.

Continuar leyendo… »



Los gráficos de velas

Las velas ofrecen una información muy útil acerca de si un valor o índice esta sobrecomprado o sobrevendido, si las "manos fuertes" (grandes inversores) están tomando posiciones en él, o si va a suponer un cambio de tendencia en el corto o medio plazo. Esta información permite al inversor conocer si es un buen momento o no para comprar o vender los títulos de una compañía que cotiza en Bolsa. Su gran inconveniente es su difícil comprensión para la mayoría de pequeños y medianos ahorradores, ya que para entender las figuras más complicadas es preciso contar con nociones elementales sobre análisis técnico y chartismo.

 Ejemplo de gráfico de velas

Es un método bastante fiable, pero no siempre se cumplen sus predicciones, ya que las leyes del mercado están abiertas a otros tipos de análisis y variables.

Continuar leyendo… »



El seguimiento de la información bursátil necesita de unas claves con las que poder descifrar los movimientos de que son objeto los valores que cotizan en la renta variable. Para poder operar con el menor riesgo posible en bolsa, el inversor medio puede acceder a las más elementales, acudiendo a los análisis fundamental y técnico que tiene todo valor, índice o sector. Así, un estudio detallado de figuras, oscilaciones, cotizaciones y variables puede explicar la evolución en la cotización de un valor, y es una eficaz herramienta para detectar si se está ante una tendencia alcista o bajista, una ayuda esencial para decidirse o no a invertir en un valor determinado.

La mayoría de medios informativos bursátiles, webs especializadas e intermediarios financieros difunde una serie de cuadros de los valores que incluyen estos parámetros, que deben ser interpretados por los usuarios si quieren tener una visión completa y objetiva de lo que está sucediendo en los mercados bursátiles nacionales e internacionales. Uno de los más utilizados es el referido a los máximos o mínimos de 52 sesiones, que es la cotización máxima o mínima intradía (operaciones que se realizan en el mismo día) alcanzada por el valor en las últimas 52 semanas de cotización bursátil, y que determinan los soportes y resistencias de cada valor. Otro elemento de análisis básico para el pequeño inversor es, por ejemplo, la variación obtenida en el año, o en un mes, que permite detectar la evolución que tienen los valores desde una perspectiva temporal.

Continuar leyendo… »